Servicio de limpieza en la comunidad de vecinos sin contrato.

Hoy en día existen todavía Comunidades de Propietarios donde el servicio de limpieza es realizado por los propios vecinos o por personas ajenas a la comunidad sin contrato de trabajo. Dicha práctica se realiza con el convencimiento de que de esta manera se ahorra un dinero  y con la creencia errónea por parte de la Comunidad, de que no existiendo contrato escrito, no existe relación laboral. Pues bien, nos encontramos ante una actuación irregular que puede llegar a costar muy cara a la Comunidad. Si además dicho vecino ó trabajador se lesiona, la Comunidad deberá responder de los daños y lesiones causados y de las sanciones laborales que puedan corresponder.

El Art. 8.1 del Estatuto de los Trabajadores dice así: El contrato de trabajo se podrá celebrar por escrito o de palabra. Se presumirá existente entre todo el que presta un servicio por cuenta y dentro del ámbito de organización y dirección de otro y el que lo recibe a cambio de una retribución a aquél.

Según dicho precepto, se puede afirmar que existe una relación contractual entre la Comunidad y la persona que realiza las labores de limpieza, existiendo un contrato laboral, aunque la Comunidad y/o el trabajador no sea consciente de ello.  La Comunidad de propietarios  se convierte en empleador y la persona limpiadora en trabajadora.

Pero si además tenemos en cuenta lo que dice el art. 15.2 del ET : Adquirirán la condición de trabajadores fijos, cualquiera que haya sido la modalidad de su contratación, los que no hubieran sido dados de alta en la Seguridad Social, una vez transcurrido un plazo igual al que legalmente se hubiera podido fijar para el periodo de prueba, salvo que de la propia naturaleza de las actividades o de los servicios contratados se deduzca claramente la duración temporal de los mismos, todo ello sin perjuicio de las demás responsabilidades a que hubiere lugar en derecho.

Según este artículo, se considerará indefinida a la persona contratada de manera irregular, sin que medie contrato escrito y sin que por su trabajo haya existido cotización en la Seguridad Social.

Una vez se haya demostrado la existencia de la relación laboral, la Comunidad de propietarios será responsable de varias infracciones en el Orden Social: infracciones en materia de empleo e infracciones en materia de seguridad social. Además, otra circunstancia a tener en cuenta, son los derechos del trabajador como, indemnizaciones, reclamación de salarios, contribución a las contingencias comunes y profesionales para tener derecho a prestaciones, etc., y todo ello se retrotrae al momento en que la prueba determine que existía contrato y así se recoja en la resolución judicial.

Esto supondría, sin duda,  un verdadero quebranto económico para las cuentas de la Comunidad, y en consecuencia, para todos los propietarios.

Así, es recomendable siempre,  que las Comunidades de Propietarios contraten legalmente el servicio de limpieza, evitando  de esta manera importantes consecuencias de ámbito jurídico y económico.

Administración de Fincas Arrate, !Queremos ser parte de su Hogar!.

 

Mª Lourdes Arrate Saez

Economista y Administradora de Fincas Colegiada

Mediadora Civil y Mercantil